¿PUEDO USAR ACEITES SI TENGO PIEL GRASA?

¿PUEDO USAR ACEITES SI TENGO PIEL GRASA?

Escrito por: Gabriela Lugo

Las pieles grasas se caracterizan por tener una elevada producción de sebo. Suelen tener un aspecto brillante, casi siempre acompañado por poros dilatados. Y son propensas a presentar puntos negros, comedones cerrados y acné. Es por lo anterior que existe la creencia de que agregar aceites al rostro, si somos de piel grasa, solo tenderá a generar más sebo, dar un brillo indeseado, o peor, ocasionar un brote de acné.

Lo cierto es que, no todos los aceites faciales son malos para la piel grasa, el secreto está en elegir los aceites faciales adecuados. La relevancia de emplear aceites radica en que son excelentes para humectar la piel; además, aquellos que dentro de su composición llevan omega-3 y omega-6 resultan imprescindibles, ya que estos componentes son claves para mantener una piel sana de cualquier tipo y si no los incluyes en de tu dieta, deberías considerar su aplicación tópica mediante aceites vegetales.

Para pieles grasas, se recomiendan aquellos aceites vegetales con acción seborreguladora, así como también aquellos que contienen ácido linoleico (un ácido graso esencial de la serie omega-6), pues se ha visto que las personas con acné tienen bajos niveles de este. Se recomienda, además, rechazar todos los aceites vegetales comedogénicos. Recuerda que la comedogenicidad es un término que describe el potencial de una sustancia para causar comedones (acné, puntos negros, etc.) al obstruir los poros.

En este sentido, se habla de una clasificación del grado comedogénico, aplicable a cualquier ingrediente cosmético, pero aquí solo nos enfocaremos en los aceites vegetales:

  • Clase comedogénica 0 (probabilidad nula; no obstruirá los poros): aceite de argán, de cáñamo, de girasol, de sandía, de semilla de tomate, manteca de karité, etc.

  • Clase comedogénica 1 (probabilidad baja): aceite de babasú, de ricino, de semilla de granada, de pepita de uva, de rosa mosqueta, de caléndula, etc.

  • Clase comedogénica 2 (probabilidad moderadamente baja): aceite de albaricoque, de almendra, de oliva, de semilla de arándano, de jojoba, etc.

  • Clase comedogénica 3 (probabilidad moderada): aceite de moringa, de aguacate, de sésamo, de papaya, de semilla de mostaza, de algodón, etc.

  • Clase comedogénica 4 (probabilidad alta): aceite de palma, de coco, de lino,manteca de cacao, etc.

  • Clase comedogénica 5 (probabilidad muy alta; obstruirá los poros): aceite de germen de trigo, de soja, etc.

    Los ingredientes cosméticos considerados «no comedogénicos» son aquellos que tienen una calificación 2 o inferior. No obstante, debes saber que no hay una predicción “absoluta” del grado comedogénico (de ahí que esta clasificación se base en posibilidades), pues la piel de cada persona reacciona de forma diferente.

    Los aceites vegetales más apropiados para pieles grasas, debido a sus propiedades seborreguladoras, son:

  • Aceite de jojoba: es el aceite más recomendado para tratar cosméticamente una piel grasa, debido a que sus componentes son muy similares a la capa lipídica que recubre nuestra piel, por lo que cuando penetra, la piel se “confunde” creyendo que es grasa propia, con ello se evita la producción excesiva de sebo en pieles grasas.

  • Aceite de granada: estudios apuntan a que el ácido punícico presente en el aceite de granada favorece la combustión de la grasa. Esto equilibraría el metabolismo entre producción de sebo y combustión del mismo, contribuyendo a una piel más equilibrada y con menos grasa.

  • Aceite de argán: es rico en ácidos grasos poliinsaturados y posee una elevada concentración de vitamina E (la que es muy importante, pues protege a los lípidos de la piel de los procesos oxidativos), resultando muy útil en la prevención de granos, espinillas, puntos negros y acné.

  • Aceite de pepita de uva: posee un alto contenido en vitamina E, vitamina K y otros antioxidantes. La vitamina K mejora la microcirculación sanguínea de la piel, lo que contribuye a un aumento del flujo de las células inmunitarias que combaten las bacterias que han infectado la piel.

    ¿Cómo debemos aplicarnos estos aceites?

    Una vez tienes la cara limpia, se recomienda empezar con agua de rosas. Ya con la piel húmeda por el agua floral, se recomienda aplicar el aceite (una cantidad pequeña, del tamaño de una almendra) y masajear el rostro hasta que el aceite se haya absorbido por completo.

    Si tu piel es muy grasa pero no congestionada, puedes aplicar el aceite todas las noches, y también por las mañanas. Pero si tu piel es muy acneica es mejor ir adaptando la rutina poco a poco, podrías comenzar usándolo dos veces a la semana las dos primeras semanas, luego alternar días las siguientes dos semanas, y después utilizarlo a diario.

    ¿Qué esperas para probar estos aceites? Preferible siempre bajo la supervisión de un dermatólogo.

    Bibliografía

  1. Kassam, A. (s.f.). Grado comedogénico de los ingredientes cosméticos. Diciembre 02, 2021, de Insolit Beauty. Sitio Web: https://www.luxyhair.com/blogs/hair-blog/hair-growth-tips

  2. Gándara, A. (2021). Cómo usar aceites en el rostro (si tienes la piel seca, mixta o grasa). Diciembre 02, 2021, de Vogue. Sitio Web: https://www.vogue.es/belleza/articulos/como- usar-aceite-facial-cara-hidratar-limpiar-piel-seca-mixta-grasa

  3. Robledo, L. (2020). Este es el aceite que hará que tu piel grasa o con acné resplandezca. Diciembre 02, 2021, de Cosmopolitan. Sitio Web: https://www.cosmopolitan.com/es/belleza/tratamientos-cara-cuerpo/a30528165/piel-grasa- acne-aceite/

  4. Anónimo. (s.f.). Aceites seboreguladores. Diciembre 02, 2021, de La cosmética natural de Venus. Sitio Web: https://www.lacosmeticanaturaldevenus.com/aceites-seboreguladores/

Regresar al blog

Deja un comentario