¿Qué tipo de piel tengo?


Escrito por: Jonathan Torres

Parece una pregunta fácil, ¿verdad? Conocer nuestro tipo de piel es una de esas cosas que se diría que estamos obligados a saber. En el rostro clásicamente se definen cuatro tipos de piel distintos, y a primera vista la respuesta es sencilla: normal, seca, grasa o mixta.

Sin embargo, no todas las personas poseemos el mismo tipo de piel. La piel de cada una es diferente y posee sus características particulares que la hacen única. Por lo que al clasificar los distintos tipos de piel podremos determinar las características comunes para facilitar su reconocimiento y los cuidados que se necesitan para que la piel luzca lo más hermosa posible aprovechando todo su potencial.

Piel normal
Nunca se ha encontrado una definición adecuada para este término que puede tener tantas connotaciones. ¡Lo normal es relativo! Sin embargo, se denomina piel normal aquella que contiene un color uniforme y suave al tacto, se suele reconocer como “sana” con sólo mirarla. Su apariencia es generalmente mate, con un brillo muy tenue. Se caracteriza porque los poros son muy poco visibles, tolera bien cualquier tipo de jabón y no sufre con los cambios de temperatura.

¿Cómo cuidarla?

  • Usar diariamente protector solar.
  • Hidratar por lo menos dos veces al día.
  • Exfoliar la cara y el cuerpo una vez por semana o cada quince días

Piel seca

  • Una piel seca es aquella que produce poco sebo, tiene dificultades para retener la humedad, se descama fácilmente y es propensa a irritaciones. Habitualmente la piel seca es delgada, muestra un aspecto frágil, áspero y apagado, y quien la sufre suele referir una sensación de tirantez. Al tener la función barrera debilitada, tolera peor las agresiones externas y es más propensa a las infecciones. Por otro lado, la dermatología la divide en:

  • Alípica: Luce mate, delgada, suave al tacto y tiende a agrietarse.
  • Deshidratada: Luce mate y generalmente ajado debido a la exposición al sol sin protección o la permanencia en climas de poca o escasa humedad.

¿Cómo cuidarla?

●  Usar diariamente protector solar.
●  Hidratar dos veces al día.
●  Emplear productos para limpiar con pH neutro y sin perfume.
●  Aplicar un maquillaje con propiedades hidratantes.
●  Exfoliar con moderación.

➔ Piel grasa
Una piel grasa es aquella que posee una elevada producción de sebo. Por lo general la piel grasa es más gruesa, y quien la sufre suele quejarse de los brillos que predominan en la zona de la frente, la barbilla y la nariz. La personas con piel grasa acostumbran a tener los poros más dilatados y son propensas a presentar puntos negros, comedones cerrados y acné. ¡Una piel grasa también debe ser hidratada!

Cuando la piel grasa se deshidrata, tiene tendencia a generar más sebo, pero hay que saber elegir los cosméticos adecuados. Por sus condiciones, los dermatólogos distinguen 3 tipos de pieles grasas:

  • Seborreica: Luce un brillo graso y con poros perceptibles a simple vista.
  • Deshidratada: Luce opaca, se descama y es áspera al tacto.
  • Asfíctica: Luce marchito, especialmente en las zonas laterales del rostro y es muy sensible.

¿Cómo cuidarla?

  • Usar diariamente protector solar.
  • Utilizar productos que hidraten y ayuden, simultáneamente a controlar la grasa de la superficie.
  • Limpiar el rostro durante el día, no olvidar el humectante.
  • Aplicar maquillaje libre de aceite: base ligera y polvos sueltos o traslúcidos en vez de compactos.

➔ Piel mixta
La piel mixta se define como aquella caracterizada por una mezcla de tipos de piel, en donde hay partes más grasas debidas a una hiperproducción de sebo y partes más secas debidas a un déficit de lípidos. Es la más común, ya que en las zona de la frente, la nariz y la barbilla (zona “T”) todos tenemos tendencia a secretar un poco más de sebo.

¿Cómo cuidarla?

  • Usar diariamente protector solar.
  • Retirar el maquillaje con un producto, preferiblemente, en gel.
  • Limpiar el rostro con un jabón neutro, aplicar loción astringente en la zona “T” e hidrante en las mejillas, y sellar con una crema humectante, con protección solar.
  • En la noche, limpiar, tonificar y aplicar una crema nutritiva rica en vitaminas.
  • Tener siempre a mano una crema o gel para el contorno de ojos.

A pesar de la información antes mencionada, sigues teniendo dudas sobre tu tipo de piel. Seguro que hay épocas en las que notas la piel más grasa y momentos en los que la sientas más seca. Y tienes toda la razón, ya que nuestra piel cambia en función del clima en el que vivimos, de las estaciones del año, de los niveles de estrés a los que estamos sometidos y de la etapa de la vida en las que nos encontramos. Pero ese es otro tema, y ahora que conoces los tipos de piel ya sabes ¿Qué tipo de piel tienes?

 

 

Referencias:

  • Dra. Andrea Combalia. (2021). Piel sana in corpore sano: Consejos prácticos para tener una piel sana, bonita y radiante. España: Penguin Random House Grupo Editorial España.
  • Mara Iglesias. (2012). Cuidados de piel, manos y pies. Buenos Aires: Ediciones LEA.
  • Alma Grou. (?). Tipos de piel. Agosto 19, 2021, de Ego Sitio web:
  • https://www.locatel.com.ve/uploads/contenido/c4a5ad27070c7dd54850f7a8d1eb42082234e1e
  • 5.pdf
  • Heike Kovács, Monika Preuk. (2007). Cuida tu piel. 1999: Ediciones Robinbook.

 


Dejar un comentario